“El Sofá de la Habana”'

“El sofá de La Habana”'

No se concibe La Habana sin su Malecón, esa avenida que bordea a lo largo de ocho kilómetros el litoral de la capital cubana y que es posiblemente  el sitio más cosmopolita de la urbe.

El popular malecón también es denominado como “El sofá de La Habana”, ya que es un sitio que muchas personas de todas las edades y de todas partes utilizan para sentarse y disfrutar de una amena conversación, de un atardecer inigualable o simplemente de una buena serenata para conquistar un gran amor.Tradición y costumbre que se ha mantenido a lo largo del tiempo a pesar de los cambios que cada época trae consigo.

Malecón y que se convierte durante los carnavales habaneros en la pista de baile más grande del mundo.

La historia del Malecón o “Avenida de Antonio Maceo”, nombre casi desconocido para muchos cubanos, comenzó en 1819 cuando se puso en práctica el llamado “ensanche de extramuros”, pues la ciudad estaba creciendo y el espacio costero que iba desde la entrada de la bahía hasta el Torreón de San Lázaro, era solo un espacio abierto de roca y mar, hermoso pero sin otra señal que lo inhóspito del lugar, a donde iban algunas familias a tomar baños de mar, luego  todos estos baños de mar, desaparecieron con la urbanización de la ciudad y la construcción del Malecón.

El Malecón comenzó a construirse el 6 de mayo de 1901, en los tiempos de la intervención militar norteamericana, su construcción se dividió en tres etapas, La primera fue el tramo desde la Punta hasta la calle 23 y (duro desde  – 1921), Su segunda etapa fue desde la Punta hacia el sur (de 1926 – 1929), Su tercera etapa y final fue desde la calle 23 hasta el Rio Almendares (de 1929 – 1959).

A medida que fueron pasando los años, se le fue imprimiendo más belleza al Malecón, La Glorieta de La Punta, el Hotel Miramar, el parque José de la Luz, el Anfiteatro de La Habana y el sempiterno Castillo de la Fuerza. Se fueron erigiendo lujosos hoteles, como el Nacional, el Deauville, el Riviera; y edificios multifamiliares y comerciales, restaurantes, centros de recreación y los monumentos a personalidades de la gesta independentista cubana, como el Generalísimo Máximo Gómez, el lugarteniente General Antonio Maceo, el Mayor General Calixto García Iñiguez, a las víctimas de la voladura del acorazado Maine y el obelisco a José Martí, en la Tribuna Antiimperialista.

Ese paseo marítimo, que corre paralelo al litoral, es el sitio de ocio más frecuentado por los habitantes de la isla y turistas extranjeros, con más de 118 años de existencia, es testigo de importantes acontecimientos históricos, patrióticos y festivos. Es el sitio preferido para aliviar el calor nocturno que caracteriza el verano en la ciudad habanera.

Guillermo Álvarez Ordóñez (Guille)

¿Necesitas ayuda?

Llama ahora y habla con nuestros expertos en el 1-305-264-3760 o déjanos un mensaje y te llamamos cuando te sea conveniente.