La Finca Vigía, Actual Museo Hemingway en la Habana.

La finca Vigía, Actual Museo Hemingway en la Habana.

La Finca Vigía, ubicada en San Francisco de Paula , A 15 kilómetros del centro de La Habana,  tiene una belleza natural que fascina, con su acogedora calma, tal parece que el lugar aún permanece a la espera de  que su dueño reaparezca.

En una carta de 1952 a su amigo Karl Wilson, Hemingway escribió: "Siempre he tenido buena suerte escribiendo en Cuba. Me mudé aquí desde Key West en 1938 y alquilé esta propiedad. Lo compré cuando vendí Por quién doblan las campanas (1940). Es un buen lugar para trabajar porque está fuera de la ciudad y sentado en una colina ".

El hogar se ha convertido en un museo dedicado a Ernest Hemingway una  figura clave en la literatura moderna, con un estilo muy personal de diálogo breve y claro. El nombre Vigía que significa centinela, está dado por su ubicación en una elevación que una vez fue el sitio de una estación de observación del ejército colonial español.

La finca tuvo varios propietarios ante de  que en 1939, Martha Gellhorn, la tercera esposa de Hemingway, descubrió los anuncios clasificados de Vigía en un periódico de La Habana y convenció a Hemingway para que abandonara el Hotel Ambos Mundos y se mudara a las afueras de la ciudad. En 1940, lo compraron por $ 12,500, pero sería Mary Welsh, quien se casó con el autor en 1946 para convertirse en su cuarta y última esposa, quien hizo de Vigía el espléndido lugar que conocemos hoy.

Actualmente la Casa Museo, es objetos de muchas visitas de prestigiosas personalidades y de turistas, a los visitantes no se les permite entrar a la misma, pero está rodeada por una galería, lo que permite una visión completa del mundo personal y privado de Hemingway a través de las muchas ventanas y puertas se puede ver las diferentes salas, primero la sala principal donde cuelgan las pinturas de la corrida del artista español Roberto Domingo; La silla favorita de Hemingway junto a un pequeño bar; su colección de más de 900 registros; y el comedor al estilo de una taberna española, con muebles rústicos diseñados por Mary Welsh y construidos por carpinteros en San Francisco de Paula.

En los estantes de la biblioteca hay más de 9,000 libros, revistas y otras publicaciones, de las cuales 2,000 están subrayadas, con notas en los márgenes, colocadas según el gusto de Hemingway, sin importar el autor, el tema o el género.

El centro de atención en la oficina del autor es su máquina de escribir Royal Arrow. Aquí es donde, poniéndose de pie como le gustaba, escribió Islands in the Stream, For Whom the Bell Tolls, y The Old man and the Sea, que le valió el Premio Nobel en 1954 y se dedicó al pueblo cubano. Dejó la medalla en el Santuario de Santiago de la patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre.

La torre de observación, en el lado izquierdo de la parte posterior de la casa, se añadió en 1947. Tiene tres pisos, y en el tercero hay una máquina de escribir, una tumbona, una alfombra y un telescopio, para disfrutar de la vista panorámica de la ciudad.

En las cuatro hectáreas de terreno de la propiedad hay una piscina, donde Hemingway nadaba al final de su jornada laboral. Una visita obligada es la réplica de su yate, el Pilar, que pescó en aguas profundas en la corriente del Golfo, y en la leyenda, ya que dicen que persiguió un submarino alemán a bordo de este barco durante la Segunda Guerra Mundial. (Hemingway ahora tiene un torneo internacional de pesca a su nombre).

Hemingway salió de la casa en 1960, con la clara intención de regresar. Puso su escritorio en orden, colocando la máquina de escribir en una copia de Who's Who in America; y dejó un par de lápices afilados listos, más una docena de hojas de papel carbón de "calidad superior", todavía en la caja.

Viajó a España para ver el encierro de los toros, pero sintiéndose enfermo, fue a los Estados Unidos donde fue hospitalizado. Se suicidó con un disparo en Ketchum, Idaho, en 1961.

Unas semanas después de la muerte del autor, su viuda, Mary Welsh, llegó a La Habana para recoger algunos artículos de valor y donar la casa al pueblo cubano con la mayoría de sus contenidos, de acuerdo con los datos de Hemingway.

Guillermo Álvarez Ordóñez (Guille)

¿Necesitas ayuda?

Llama ahora y habla con nuestros expertos en el 1-305-264-3760 o déjanos un mensaje y te llamamos cuando te sea conveniente.