¨Las Mulas¨, entre la Necesidad y la Legalidad.

¨Las mulas¨, Entre la Necesidad y la Legalidad.

Los envíos a Cuba están marcados por las necesidades que se viven en la isla y el afán de los que estamos en la otra orilla de ayudar o suplir las carencias de nuestra familia con artículos deficitarios en Cuba.                                         

Ante esto surge el dilema de ¿Cómo lo hago? Los canales oficiales entiéndase aquellos que están autorizados por las autoridades cubanas- resultan engorrosos y llenos de limitaciones que por demás resultan excesivamente caros ya que en muchos casos tienen que ir por terceros países en aras  de evitar la parafernalia de legislaciones vigentes en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos las cuales lejos de vislumbrarse su relajamiento se aprecia más bien un fortalecimiento que hace más difícil y costoso ayudar a la familia por los cubanos de a pie ya sea de un lado o de otro.

Los canales oficiales o legales según guste más el término son envíos de carga marítima o aérea que como se entiende el término “carga” implica el cumplimiento de formalidades aduanales y del transporte internacional tanto del país de origen como del de destino lo cual representa un reto para quienes solo desean mandar algo a Cuba y no tienen ni el conocimiento, ni las posibilidades financieras, ni la capacidad legal para cubrir la logística de estas operaciones.

Para que se tenga una idea el envió de cargas por vía marítima implica recepcionar y almacenar mercancías, hasta tener suficiente para cargar un contenedor de artículos que pueden variar en tamaño desde un horno de microondas a un refrigerador, todo esto previa identificación y empaquetado que facilite y asegure la transportación y posterior entrega de los artículos en Cuba, que toma unos 3 meses según los cálculos más realistas y sin entrar en juego la alguno que otro  contratiempo de fuerza mayor, bien sea climatológicos o políticos.

Todo este proceso tiene asociado un costo que resulta alto y que además conlleva el pago de los aranceles en CUC según disposiciones de la aduana cubana para cada artículo previo trámite aduanal con alguna de las empresas transitarias cubanas facultadas para tramitar las cargas marítimas o en las terminales de carga de los aeropuertos que Cuba tiene habilitados para recibir estas cargas que por demás excepto el de La Habana los restantes  están sujetos a interrupciones del servicio con determinada frecuencia.

La carga aérea es otro tanto con un costo mayor y un tiempo de entrega menor en comparación a la carga marítima, pero con más limitaciones que al final encarecen los envíos al punto de que en muchos casos, el envío cuesta tanto o más que el costo del artículo en cuestión, pero que aun así resulta más económico que comprarlo en Cuba siempre que se puede encontrar en la exigua red de comercio minorista en Cuba sin entrar evaluar temas de calidad, marcas, prestaciones, etc.

En este entorno  “la mula” es como una suerte de canal expedito para los envíos a Cuba ya que llevan hasta la puerta de la casa del destinatario, sin costo adicional,   esos pequeños paquetes de misceláneas ropa, calzado, alimentos secos o conservas, medicinas, en fin todo lo que se puede llevar como equipaje en un vuelo comercial, y que además esté dentro de lo que se permita entrar a Cuba bien sea por el tipo de artículo según su descripción genérica o por las cantidades comerciales que permite importar con carácter no comercial la aduana cubana.  

En fin, las mulas son el resultado de una doble necesidad por un lado las carencias de la isla y por otro el afán de los de acá en tratar de suplir en la medida de cada cual, todo aquello con que podamos ayudar a los seres queridos que están en Cuba.     

Yuleika Perez Perez

¿Necesitas ayuda?

Llama ahora y habla con nuestros expertos en el 1-305-264-3760 o déjanos un mensaje y te llamamos cuando te sea conveniente.